Economía dominicana se expandió 6.0 % en enero-febrero de 2022

0

Santo Domingo.-El Banco Central de la República Dominicana informó que conforme la última información disponible, el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) registró una expansión promedio de 6.0 % en los primeros dos meses del presente año con respecto al mismo período de 2021, producto de variaciones interanuales de 6.3 % en enero y de 5.8 % en febrero de 2022. Este comportamiento refleja que durante dicho período la economía dominicana mantuvo un ritmo favorable en su desempeño, lo que permitiría enfrentar con mayor fortaleza y mejores condiciones el entorno internacional que se ha tornado aún más adverso.

En efecto, el conflicto militar Rusia-Ucrania ha provocado un aumento en los niveles de incertidumbre y exacerbado el choque de oferta negativo que se había generado producto de la pandemia del COVID-19, incidiendo en aún mayores precios de los insumos y bienes primarios (commodities) para la producción, incluyendo el petróleo, combinado además con las persistentes disrupciones en las cadenas de suministros que elevaron sustancialmente los costos de transporte.

En ese contexto, las perspectivas de crecimiento de la economía dominicana se han tornado más conservadoras debido al ambiente convulso prevaleciente en el entorno internacional. Adicionalmente, se debe tomar en cuenta que las tasas de variación del IMAE para los próximos meses podrían ser más moderadas que las registradas a inicios del presente año, influenciadas por el efecto estadístico de la base de comparación, particularmente en los meses de marzo, abril, y mayo del año 2021, que fueron los meses con mayores incrementos en el pasado año, del orden de 10.6 %, 47.1 % y 21.2 %, respectivamente.

En un escenario donde los riesgos derivados del referido enfrentamiento geopolítico se mantengan limitados, es decir que no continúen deteriorándose, los modelos de pronósticos de esta institución indican que el crecimiento para el presente año se ubicaría en torno a 5.0 %, cercano a su potencial, según lo contemplado en la revisión más reciente del Programa Monetario del Banco Central.

Al analizar el detalle por actividad económica para el período enero-febrero, se puede observar que los sectores que evidenciaron mejor desempeño, en promedio, en su valor agregado real fueron: hoteles, bares y restaurantes (37.1 %), otras actividades de servicios (11.2 %), manufactura de zonas francas (10.2 %), comercio (9.6 %), transporte y almacenamiento (9.3 %), servicios financieros (7.7 %), energía y agua (7.5 %), comunicaciones (6.9 %) y salud (6.3 %), entre otras..

Es importante destacar el dinamismo de la actividad hoteles, bares y restaurantes, la cual exhibe una variación interanual promedio en enero-febrero de 37.1 % explicando la tercera parte de la expansión del IMAE en el referido período. El comportamiento de este sector responde al notable aumento de 171.7 % en la llegada de pasajeros no residentes en los primeros dos meses del año 2022 con respecto al mismo período de 2021, con un total de 1,097,187 turistas.

Por otro lado, el incremento promedio en el valor agregado en las actividades de comercio (9.6 %) y transporte y almacenamiento (9.3 %) en enero-febrero se encuentra vinculado estrechamente al desempeño en la producción, distribución y comercialización de bienes agropecuarios y manufacturados de origen local e importado, así como por el flujo terrestre de pasajeros.

En cuanto a la industria manufacturera, resulta importante mencionar el aumento interanual promedio de 10.2 % en el valor agregado real de las Zonas Francas en los primeros dos meses del año, reflejado en la variación relativa anualizada de 13.2 % de las exportaciones del sector, las cuales exhiben un total acumulado de US$1,107.8 millones al cierre del mes de febrero.

En relación a la manufactura local, esta actividad registró un aumento promedio de 5.2 % en su valor agregado real en enero-febrero de 2022 con respecto al mismo período del año anterior. Particularmente, se observó un desempeño favorable en la elaboración de bebidas y derivados del tabaco, la refinación de petróleo, así como en la fabricación de sustancias y productos químicos.

Adicionalmente, la construcción experimentó una expansión promedio de 4.8 % en enero-febrero de 2022. La moderación del incremento interanual en este sector se explica por la significativa alza en los costos de los principales insumos y materias primas importadas utilizados por esta actividad.

Política monetaria e inflación

En cuanto a los precios, al igual que en el resto de los países del mundo, su dinámica continúa reflejando presiones inflacionarias más persistentes de lo previsto, asociadas al notable aumento registrado en las cotizaciones del petróleo que llegó a superar los US$100 por barril, y de otras materias primas importantes para la producción local, elevados costos del transporte internacional de contenedores y otras disrupciones en las cadenas de suministros. En este sentido, la inflación interanual de febrero, es decir en los últimos doce meses, se ubicó en 8.98 % y la inflación subyacente en 6.97 %, reflejando los efectos de segunda vuelta en la producción asociados a choques de oferta de origen externo.

Ante el escenario descrito, combinado con la incertidumbre concerniente a la invasión de Rusia a Ucrania y su impacto en el comportamiento de la economía mundial, el Banco Central de la República Dominicana se mantiene implementando el plan de normalización monetaria con el objetivo de contrarrestar los choques externos sobre los precios y contribuir a la convergencia de la inflación al rango meta. Particularmente, en su reunión de política monetaria del mes de marzo de 2022 decidió incrementar su tasa de interés de referencia (TPM) en 50 puntos básicos, pasando de 5.00 % a 5.50 % anual, acumulando una variación de 250 puntos básicos desde noviembre de 2021.

Esta decisión se encuentra en consonancia con el ciclo de aumentos en las tasas de interés de política que han aplicado los bancos centrales de las economías avanzadas y particularmente en la región latinoamericana, considerándose que en los mismos se han evidenciado tasas de inflación interanuales por encima del límite superior del rango meta según lo establecido en sus respectivos esquemas.

En este sentido, se destacan los incrementos en las tasas de interés de política monetaria de Brasil (975 puntos básicos), Argentina (650 puntos básicos), Chile (650 puntos básicos), Paraguay (550 puntos básicos), Perú (375 puntos básicos), Colombia (325 puntos básicos), Uruguay (275 puntos básicos), México (225 puntos básicos) y Costa Rica (175 puntos básicos).