Banco Popular y ASONAHORES presentan tercer estudio sobre turismo dominicano

Investigación remarca su importancia y capacidad multiplicadora

0

Santo Domingo, D.N. – El Banco Popular Dominicano y la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (ASONAHORES) presentaron los resultados del tercer estudio sobre el turismo dominicano, elaborado por la firma de investigación Analytica, en el que se evidencia el significativo aporte de la industria turística a la economía del país y su capacidad para replicar beneficios en diversas áreas productivas.
En la investigación económica, titulada “Resultados del turismo dominicano” se analizan
indicadores claves desde 2016 hasta 2022. Entre la información destacada se reseña el hecho de que la industria hotelera generó en 2022 un valor agregado de US$22,190 millones, con un efecto multiplicador de 2.88 en el resto de la economía, en términos del PIB.
Esto equivale al 19% del PIB o a que, por cada peso producido de manera directa, la industria turística genera dos pesos de manera indirecta e inducida. Esta última categoría incluye la actividad que se genera a través de la compra a otros sectores económicos y el consumo de los empleados del sector turismo. El 59% de estos ingresos fueron generados por los hoteles y un 41% por el resto del sector.
El estudio indica que, en la categoría de la inversión hotelera, el capital local ha venido ganando participación, ubicándose en 2022 en un 31% frente a un 69% de la inversión extranjera. De toda la inversión hotelera local, el 23.9% se realiza a través de financiamiento otorgado por la banca dominicana, un renglón liderado históricamente por el Banco Popular.
Gasto de turistas y empleo

El gasto promedio diario de los turistas extranjeros ha crecido un 18% desde 2012 a 2022,
alcanzando recientemente los US$139 diarios. En tanto, el turismo ha contribuido, en promedio, con el 10% de los ingresos tributarios del país.
Respecto al empleo, la investigación apunta que el sector turístico empleó a 183,191 personas de manera formal en 2022, con una distribución de género de 58% masculino y 42% femenino, y solo un 2% de trabajadores extranjeros. Señala, además, que por cada 10 empleos directos generados en la industria turística de manera directa se generan 25 empleos indirectos e inducidos.